La Estirpe del Hielo

Según la leyenda, hace milenios, el gran bosque de Areslya se extendía desde la costa oeste de Zhirsanaq hasta las montañas de la Columna del Mundo que separaba el continente en dos. Es allí donde nacieron los elfos y donde prosperaron como pueblo. A lo largo de los interminables años su población y sus ansias de conocimiento crecieron en la misma medida.

Llegados a ese punto, los elfos se reunieron, tras largas discusiones y deliberaciones decidieron comenzar a explorar nuevos territorios. Para explorar el norte fue elegida la familia Enmys, liderada por el por aquel entones joven Miryn.

El viaje fue largo y no exento de penurias, atravesar las montañas de la Columna los llevó a enfrentarse con todo tipo de problemas, pero lograron cruzar las inmensas montañas y ver el territorio que se convertiría en su nuevo hogar. Con el tiempo las heladas tierras se convirtieron en un verde valle y fue cuando comenzaron a construir la ciudad de Glynbanise. La primera ciudad del norte.

Para desgracia de los elfos aquellas tierras eran el dominio de los dragones blancos, que los elfos hubieran llegado a sus territorios suponía una amenaza para su hegemonía y lanzaron un ataque fulminante sobre su cuidad que la redujo a escombros. Sin embargo, durante el ataque los elfos recibieron la ayuda de los enanos Sarakh y pudieron escapar de la destrucción.

Desde entonces han pasado incontables inviernos y muchos cambios, los ahora conocidos como los elfos del hielo han medrado y forjado alianzas con el resto de los habitantes del norte.

Aspecto físico

Los elfos son seres que se adaptan con mucha facilidad a los nuevos entornos, en esencia respiran y viven la magia, lo que les permite asimilar nuevas formas de sobrevivir. Desde que llegaron al norte no han parado de evolucionar para encajar en su nuevo hogar. Aunque mantienen muchas cosas en común con el resto de las estirpes élficas, ellos han desarrollado algunas características nuevas. Su piel es más blanquecina y en determinadas zonas toma un color más azulado, como en los párpados o el pecho, algo que les da una belleza extraña, casi hipnótica. También son más altos y fornidos, muchos de ellos superan los 6 pies de altura con facilidad. El difícil clima del norte ha hecho que sean más fuertes y resistentes.

Mejora de Característica: Incrementan en 1 su puntuación de Constitución o de Fuerza, a tu elección.

Visión en la oscuridad: Tu visión en la oscuridad posee un radio de 90 pies.

Resistentes al daño de frío: Dada su especial naturaleza tienen una resistencia innata al daño producido por el frío, sea natural o mágico. Por ello solo reciben la mitad del daño producido.

Pies Ligeros: Cuando caminan sobre lugares helados nunca resbalan. Además, al caminar en la nieve siempre lo hacen en la superficie, esto significa que no se ven ralentizados por caminar en la nieve ya que no hunden sus pies y piernas en ella.

Magia del frío: Conoces los trucos Rayo de Escarcha y Crear Llama. El Carisma es tu aptitud mágica para estos conjuros.

Entrenamiento con Armas Élficas: Eres competente con espadas cortas y largas, cimitarras y látigos, también con arcos cortos y largos.

Competencias: Eres competente en la habilidad Supervivencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *