Sadira, la Dama de la Magia

Es la deidad que representa a toda la magia del mundo. Ella está presente en cada elemento y en cada ser, es el tejido del que esta hecho la realidad. Aunque admira y protege a los magos como estudiosos de su poder, le disgusta el uso inapropiado de la magia. La Magia tiene sus leyes y necesita un equilibrio. Por ello, vigila muy de cerca el uso que se hace de ella.
Cuando los magos provocaron la Lluvia de Fuego, Sadira procuró impedir que la magia se utilizara de nuevo para crear ese tipo de destrucción. Retiró de la mente de los magos su conocimiento de la magia, sin su poder fueron objeto de caza por parte de los habitantes de Zhirsanaq en venganza por lo sucedido. Sin embargo, este castigo solo afectó a una parte del territorio. Muchos magos lograron eludir el castigo viajando al sur del continente, pero quedaron recluidos en una pequeña porción de terreno que llamaron el Exilio.

Con el paso del tiempo, Sadira quiso demostrar a los magos que la magia no era un poder exclusivo de aquellos que la estudiaban, así que decidió devolver la magia a través de los hechiceros. Permitió que los mortales pudieran manejarla de forma natural sin estudiarla, no a muchos, pero si a los suficientes para que la magia fuera volviera a ser algo común y terminar así con la persecución que sufrían los magos a manos del resto de los mortales. Con el tiempo los magos que lo desearon regresaron del Exilio y volvieron a poblar Zhirsanaq.

Desde entonces ya han pasado varios siglos y Sadira vuelve a alegrarse de que la magia recorra las venas del continente.

Alineamiento: Legal Neutral.
Dominios: Magia* y Conocimiento.
Símbolo: Una estrella de ocho puntas, una por cada tradición.

¿Quiénes son sus devotos seguidores?

Como es normal, los magos y hechiceros son los más fervientes seguidores, da igual la raza, ya sean humanos, elfos, orcos o enanos, todos aquellos que tienen habilidades mágicas en algún momento se encomiendan a ella. De hecho, entre ellos salen los clérigos de Sadira, tal es su fervor por su diosa que terminan entrando a su servicio.

La Iglesia de Sadira

Los magos además de organizarse en escuelas mágicas dependiendo de su tipo, también han construido lugares para su estudio. Estas escuelas, mejor dicho, universidades albergan a los clérigos de Sadira. Todas ellas cuentan con una capilla sagrada o bien una gran construcción aledaña.
Entre los hechiceros también es común convertirse en clérigo de Sadira. Aunque su acceso a las universidades no está prohibido, la naturaleza de su magia es diferente y no necesitan estudiarla. Por ello si establecen una capilla o iglesia lo hacen en lugares donde las universidades mágicas no son tan influyentes.

Ritos

Entre los magos celebran el día del regreso, el día en el que se les permitió regresar a los viejos reinos para seguir practicando la magia. Entre los hechiceros, uno de sus más festivos ritos es la celebración del nacimiento, el día en el que Sadira concedió el don de la magia al primer mortal. Cada cultura tiene su propia creencia al respecto, pero en definitiva todos celebran lo mismo.

*Ya existe el dominio Arcana, que representa la magia de forma oficial, así que puedes usar ese sin problema alguno. Precisamente por ello no he querido crear uno nuevo que pueda entrar en conflicto con el existente. Eso sí, no lo descarto en un futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.