Qheano, Señor del Mar

Cuando Sarhina llevó el fuego hasta la tierra creada por Vhalentyr, la roca se fundió y los ríos de lava comenzaron a recorrer el interior y el exterior. Qheano decidió visitar aquel lugar, viajó por su superficie, pero el calor le afecto y comenzó a llorar, esas lágrimas se derramaron sobre la tierra y se convirtieron en agua. El agua fue fluyendo por la tierra apagando los fuegos que salían de la tierra y solidificando de nuevo la derretida tierra. Qheano derramó durante días sus lágrimas, algunas empapaban la tierra y otras muchas se fueron juntando para formar ríos que discurrían hasta los lugares más profundos formando allí los primeros mares.

Qheano actúa de forma muy protectora con los habitantes de las aguas, sobre todo aquellos que viven del mar y no duda en intervenir a través de sus clérigos si lo cree necesario. Aunque siempre está en disputa con Vhalentyr se lleva muy bien con él y se dice que ambos suelen encarnarse en sus avatares para recorrer sus tierras y mares. Esos viajes sobre todo tienen un motivo, hacer paradas ocasionales para disfrutar de las bebidas y comidas de sus tabernas favoritas.

Alineamiento: Caótico Bueno.
Dominios: Agua y Tempestad.
Símbolo: Una ola

¿Quiénes son sus devotos seguidores?

Sus seguidores sobre todo son aquellos que viven del mar, ríos y lagos, para ser más concretos los marineros y pescadores le rezan casi a diario para pedirle permiso, bien sea para navegar por sus dominios, o para que la pesca sea abundante. Muchas razas que dependen del agua para subsistir le rezan, aunque no profesen fe hacia él como las Sagas marinas, Sahuagins, Kuo-toas o los Bullywugs. Entre sus seguidores, la mayoría son sirénidos, también humanos y elfos. Aunque también los hay entre los enanos de Daerhon.

La Iglesia de Qheano

Los clérigos de Qheano son mucho más numerosos de lo que puede parecer en principio, cualquier ciudad costera tendrá un templo a Qheano, y este posiblemente esté muy cerca del templo a Gadar.
Los clérigos suelen estar siempre bien comunicados entre ellos, utilizando a las criaturas marinas como mensajeros. Siempre están vigilantes para impedir que se dañen los dominios de su dios, ya sean mares, ríos o lagos.
Los templos suelen construirse en lugares cercanos o con contacto directo con las masas de agua, a veces en lugares de dificil acceso. Muchas veces estos templos se convierten en faros para los navegantes, suelen construir una torre en uno de los laterales del templo y en la parte superior encienden hogueras o usan magia para señalar su posición a los marinos.

Ritos

Entre los clérigos de Qheano el rito más importante es la bendición de las embarcaciones que surcarán los dominios de su dios, durante el rito se pide por su seguridad y por la sabiduría de su capitán. Los templos están abiertos para sus fieles y cuando los pescadores quieren echarse a la mar no dudan en pedir la bendición del sacerdote.

Paladines

En muy contados casos un seguidor de Qheano puede ser elegido para entrar a su servicio como paladín. No es algo muy común, por lo que si esto ocurre es porque algo amenaza al mundo y a los dominios de Qheano.

Nota importante: Como con el resto de los dioses elementales, Qheano ofrece un dominio nuevo a los clérigos. El dominio de Agua se publicará junto con el resto una vez terminados de subir los cuatro dioses elementales. Esta vez será así para facilitarme la tarea de añadirlos al libro de Dungeon20.
Este es el último dios elemental, así que para las próximas publicaciones solo serán los nuevos dominios y los conjuros nuevos para ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.