Osrun

Es un dios extraño y peculiar, pues no es hijo de Aras. Osrun fue un mortal que consiguió ascender a lo más alto por medio de la magia y la traición. La historia de Osrun se remonta casi a un milenio atrás, cuando formaba parte de un grupo de aventureros cuya misión era la de salvaguardar la vida de Acrid Goldentree, el heredero de la corona de Ridalia.

Por aquel entonces, Querome de Gladiis había convencido a los nobles de Ridalia para levantarse en contra del rey, aquello desató una cruenta guerra civil que terminó extendiéndose por todos los viejos reinos. Querome había unido a los nobles humanos de Ridalia con las tribus de hobgoblins, orcos y goblins de la Columna y comenzó a conquistar los territorios cercanos. Mientras tanto Osrun junto a su grupo seguían huyendo de los asesinos que Querome enviaba para matar al heredero. En cierto momento descubrieron el origen de su enemigo, y esto los llevó a las Islas Mintare para buscar aliados y combatirle.
Combatir a Querome y sus huestes costó mucho más de lo esperado y la devastación fue enorme. Los magos tomaron parte en la guerra y ellos fueron los causantes de muchos de los grandes eventos que sucedieron. El pueblo empezó a recelar de ellos hasta el punto de no dejarles entrar en los pueblos y ciudades. Poco a poco, el sentimiento contra ellos se hizo mayor y diferentes grupos comenzaron a cazarlos acusándolos de ser los causantes de todos sus males. Al final los magos tuvieron que dejar los viejos reinos para salvar la vida.

Fue entonces cuando Osrun comenzó a percibir las cosas de forma distinta, había sacrificado mucho para devolver la paz a su tierra y de pronto sus propios vecinos querían matarle. Eso le hizo vulnerable y creció en él la sed de venganza. Tras convencer a sus compañeros, convencieron a los magos supervivientes para dejar los viejos reinos y buscar un lugar mejor donde poder desarrollar su poder, pero por el camino decidieron vengarse provocando la Gran Lluvia de Fuego.

Desde aquel día Osrun y sus compañeros fueron perseguidos hasta que por fin fueron detenidos y encerrados en la Ciudadela. Cierto tiempo después escapó de allí, siendo herido durante la fuga. A consecuencia de esa herida y con cierta ayuda divina Osrun logró convertirse en un liche. Poco tiempo después, Ashimet y Kalar le visitaron para ofrecerle un sitio entre ellos y aceptó. Los detalles de cómo fue capaz de derrotar a una diosa y usurpar parte de su poder se desconocen, pero desde entonces la diosa Ahkara ha sido dada por muerta y un nuevo dios ha tomado su sitio en el juego. Un juego lleno de odio y sed de venganza.

Alineamiento: Caótico Malvado.
Dominios: No Muerte y Oscuridad
Símbolo: Una calavera con brillo en las cuencas oculares

¿Quiénes son sus devotos seguidores?

La mayoría de los seguidores de Osrun son practicantes de la magia, magos centrados en la nigromancia y sobre todo aquellos que desean vivir más allá de los años que les han sido otorgados. La gran mayoría de sus seguidores están aislados del resto del mundo en un lugar llamando El Osario. Gran parte de este lugar es un desierto cuya arena fue convertida en cristal durante una enorme batalla, bajo ese cristal están atrapados miles de guerreros y magos que participaron en aquella batalla. Pero también hay grandes ciudades habitadas por los vivos, donde sus poblaciones viven entregadas a Osrun esperando su momento para ser levantados tras su muerte.

Las Torres Nigrománticas

En cada una de las ciudades de El Osario se levanta una torre construida con hueso, cristal y la carne de los muertos, cada una de ellas es un templo para Osrun. Allí es donde se preparan los clérigos que luego serán enviados a todos los rincones de Zhirsanaq a extender la palabra de su dios.

La Iglesia de Osrun

Para ser un dios caótico su iglesia está extraordinariamente organizada y está dirigida por Halmana Aimterr. Una elfa anciana que mantiene su juventud gracias a los poderes otorgados por su antiguo compañero de aventuras, y ahora su dios. Ella se encarga de ejecutar los designios de Osrun y también de trazar los planes necesarios para poder llevar a cabo su venganza sobre todos los descendientes de aquellos que los persiguieron y encerraron.

Halmana dirige a toda su iglesia desde la Torre de Nuar’tal’Reg y a lo largo de los siglos ha estado preparando una red de agentes a lo largo de todo Zhirsanaq para que llegado el momento las huestes de muertos puedan dejar este lugar y arrasar todo el continente. Para ello, sus agentes han levantado capillas y ermitas donde han ido atrayendo a la población con la esperanza de la vida eterna. Poco a poco, la adoración a Osrun ha ido incrementándose en muchos otros lugares, preparando el camino.

Aunque en casi todos los reinos civilizados la adoración a Osrun está prohibida, cada vez son más sus seguidores. Ya sea por un motivo u otro, los clérigos de Osrun prometen venganza y es un poderoso motivo para muchos.

Ritos

Aunque no se conoce mucho sobre los ritos que celebran los seguidores y clérigos de Osrun, si se sabe que se reúnen al menos una vez al mes para celebrar una especie de renacer. Durante ese rito, el clérigo elige a uno de los fallecidos de la comunidad y lo trae de nuevo, ya sea como un zombi o un esqueleto para servirles. Si no hay fallecidos recientes, pueden elegir a un animal como un caballo o un buey, y este será usado para lo mismo que era usado en vida, para tirar de un carro o dar vueltas a un molino.

Los Caballeros de Hueso

Además de los muertos vivientes, los nigromantes y los clérigos. Osrun cuenta también con una orden de guerreros llamados los Caballeros de Hueso. Estos son su propia versión de los paladines de otros dioses, pero estos son los encargados de cumplir misiones concretas y proteger a los clérigos en misiones importantes. Suelen actuar infiltrados entre las tropas de los viejos reinos, extendiendo la corrupción entre los oficiales y soldados, sembrando la sombra de la traición.

Nota importante: Los dominios de Osrun se publicarán la próxima semana, y respecto a los Caballeros de Hueso se hará muy pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *