Licantropía en Zhirsanaq (I)

I burn in the torment of what I have done
And look at the monster that I have become
Haunted by voices, forever in me
I’m never alone, but never I’m free
“Monster in me” (Dawn of the 5th Era) de Mors Principium Est

Por Carl M. Hofferber

Calificada como maldición por la mayoría y como enfermedad por unos pocos. Sin embargo, para los afectados por ella lo ven de formas muy distintas dependiendo de cómo la hayan adquirido.

Aviso importante: Aquí describo unas reglas alternativas a las ya publicadas y eres libre de usar las que más te gusten. Sin embargo, para los contenidos que se publiquen de Zhirsanaq estas serán las reglas que se usarán. Las mecánicas que uso aquí están diseñadas para enfatizar el drama y la narración, no solo para conseguir mejoras en las características.

La maldición

Nadie conoce ya el ritual para lanzar esta maldición, ese conocimiento se ha perdido en el mar de los tiempos. La leyenda cuenta que un antiguo pueblo tenía ese conocimiento y fueron ellos quienes maldijeron a los viajeros por motivos desconocidos creando a estas bestias. Pero después de tanto tiempo la maldición sigue existiendo y se contagia como si fuera una enfermedad.

Como se extiende

La licantropía se puede contagiar solo de dos maneras, la primera y más conocida es cuando un licántropo muerde a su víctima. Tras esto, la victima sufrirá de cansancio y fiebres hasta la primera luna llena de Alinne. Si realmente se ha contagiado de la licantropía esa noche sufrirá su primera transformación y la parte animal tratará de tomar el control. A la mañana siguiente la victima tras su transformación se encontrará totalmente recuperado y se sentirá especialmente bien. Si no se ha contagiado, tras la noche de luna llena la víctima se recupera y puede volver a hacer su vida normal.

Determinando el contagio

Cuando la víctima es mordida simplemente se sentirá mal, a lo largo de los siguientes días toserá y tendrá fiebres que pueden ser muy altas. Cuando llegue la luna llena de Alinne es cuando se determina si realmente ha sido infectado o no. El jugador debe lanzar una tirada de salvación de Constitución CD10 + modificador de Constitución del licántropo, si obtiene un éxito entonces habrá superado el periodo de infección, su cuerpo ha luchado contra la licantropía y no se verá afectado por ella. Además, a partir de este momento será inmune a ella.
Si por el contrario falla la tirada, esa noche se convertirá en licántropo.

Pero hay otra forma de contraer la licantropía, y es por herencia familiar. Esta forma se considera una de las peores maldiciones en muchos lugares del sur de Zhirsanaq, y las familias aquejadas de esta maldición lo ocultan a los ojos de todos. Sin embargo, entre las tribus bárbaras del norte se considera un honor y una bendición que un licántropo forme parte de la familia y más aún que nazca uno en el seno de esta.

Licantropía y alineamiento

Este es uno de los temas más problemáticos. Partimos de la base de que la persona afectada tiene un alineamiento y ser contagiado por licantropía no debería afectar a su comportamiento. La condición animal del licántropo puede ser dominada con tiempo, fuerza de voluntad y entrenamiento. Esto significa que un licántropo puede tener cualquier alineamiento. Cuando el infectado sea capaz de controlar su aspecto animal, será quién lleve las riendas durante la transformación.
Así que la pregunta es ¿cómo afecta esto al principio de la infección? Pues esto dependerá sobre todo del DM y como quiera llevarlo. Sin embargo, mi sugerencia es que durante las primeras transformaciones el personaje, y a su vez el jugador, sean conscientes y espectadores de lo que hacen en su forma animal. Si el personaje es de un alineamiento malvado a lo mejor no quiere controlarlo y dejar que todo siga su curso. Por otro lado, si el personaje es de un alineamiento bueno si es más posible que quiera tomar el control de la transformación para evitar hacer daño a inocentes.
En cualquiera de los casos, si el personaje decide tomar el control de la situación deberá realizar una tirada de salvación de Sabiduría CD 15, si es un éxito, controlará la transformación y todos sus actos. Esta tirada debería realizarla las primeras veces, ya sea por culpa de la luna llena o bien si decide cambiar de forma por voluntad propia. Como DM decidirás cuando deberá dejar de hacer las tiradas para controlar su cuerpo.
En el caso de fallar la tirada, el personaje será espectador de todo lo que ocurre y lo que suceda puede influir en su alineamiento si así lo crees necesario después de hablarlo con el jugador.
Aunque los licántropos incluidos en los documentos de 5e incluyen alineamientos definidos para cada tipo, no es necesario ajustarse a ellos obligatoriamente, pero pueden ser una buena guía.

Antes se ha mencionado cómo se extiende la maldición, y aquí el alineamiento tiene mucha influencia. Aquellos que tienen alineamiento bueno procurarán no morder a nadie para evitar que la maldición se extienda. Sin embargo, aquellos de alineamiento malvado les dará igual si se extiende o no. Incluso, su deseo será extender la maldición para crear el caos en algunas poblaciones.

¿A quiénes afecta la licantropía?

Aunque todos los seres humanoides tienen miedo de verse afectados por esta maldición, no todos son tan propensos a verse infectados por ella. Lo importante es saber que nadie es inmune salvo que se hubiera visto expuesto y haya superado los días de enfermedad sin transformarse.
Los humanos son los más propensos debido a que originalmente la maldición se creó para afectar a un humano. Los elfos y los enanos son mucho más resistentes, y por ello realizarán la tirada con un bonificador de +3 a la hora de superar la infección una vez hayan sido mordidos por un licántropo. El resto de las razas cuentan con un bonificador de +2 para lo mismo. Sin embargo, se han dado casos de orcos afectados por la licantropía y les ocurre lo mismo que a los humanos, son muy susceptibles a verse afectados por la maldición.

Las familias de licántropos

Hay algunas familias a lo largo de Zhirsanaq donde la maldición de la licantropía está arraigada y aunque han tratado durante generaciones de romperla, les ha resultado del todo imposible. En estas familias cada dos o tres generaciones alguno de los nacidos se ve afectado por la maldición, lo malo es que hasta que no comienza la adolescencia es imposible saberlo. Muchas veces cuando los padres se dan cuenta de que la maldición ha vuelto a aparecer suelen librarse de su hijo. Algunas veces lo asesinan, otras veces simplemente lo echan de casa o lo abandonan en un lugar lejano para que no vuelva jamás. La licantropía se considera una de las mayores vergüenzas para esas familias.

Sin embargo, en el norte ocurre todo lo contrario. Las familias donde aparecen licántropos son veneradas y consideradas como la cuna de los protectores de la tribu. Incluso, si la tribu los considera gente sabia los eligen para ser guías y líderes.

Determinar el nacimiento de un licántropo

En las familias afectadas por la maldición se han de tener varias cosas en cuenta a la hora ver si el nuevo nacido será o no un licántropo. Uno de los padres, incluso los dos, pueden ser portadores de la maldición, pero no verse afectado directamente por ella. Esta suele ser una de las situaciones más comunes y por ello la posibilidad de que nazca un nuevo licántropo existe, pero la probabilidad es poca, alrededor del 10%. Si este es el caso lanza 1d20 con un resultado de 19 o 20 el hijo será licántropo.
El otro caso más común es que uno de los dos padres sea licántropo, aquí la probabilidad aumenta mucho, incluso puede superar el 50%. Si es el padre, lanza 1d20 con un resultado de 11+ el hijo será licántropo. Si lo es la madre, con un resultado de 5+ el hijo heredará la maldición. Pero si ambos lo son, no hay margen para la duda, su hijo será un licántropo al igual que sus padres.

Las familias en el norte

En casi todas las tribus del norte hay una familia de licántropos, como ya hemos dicho esto es un honor para ellos, pero conlleva unas responsabilidades mucho mayores. Los padres además de criar a sus hijos deben entrenarlos para dominar a la bestia, enseñándoles los caminos de la senda del guerrero totémico. Así es, entre las tribus bárbaras, cada familia de licántropos es guiado por el animal de su tótem siendo los más comunes el lobo y el oso, pero no los únicos.
Entre los bárbaros norteños existen leyendas que hablan de otros tótems que bendijeron a más familias, cómo el zorro invernal o el águila. Cierto es que hace décadas, por no decir siglos, que no se ven a ninguno de ellos. Sin embargo, están en las historias que las madres cuentan a sus hijos como cuentos para dormir.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *