Las Islas del Lago

Estas islas históricamente han sido el hogar de piratas, contrabandistas y gente de peor calaña. Durante décadas, navegar por las aguas del mar de las Monedas fue una aventura en sí misma, no había viaje que no tuviera un enfrentamiento con algún barco de oscuras intenciones. Por mucho que las flotas militares de los reinos costeros lo intentaran, más tarde o temprano alguno de los barcos que navegaban por este mar se vería atacado y lo que es peor, saqueado.
No hace mucho tiempo Ridalia, Cukbal y Tarinz-En se aliaron para eliminar el problema de raíz.

Gracias a la información de sus espías, conocían en qué momento iban a estar fondeados la mayoría de los barcos piratas en las islas y decidieron atacarles en ese momento. Las flotas de las tres naciones atacaron las islas desde tres puntos distintos impidiendo que los piratas pudieran escapar con sus barcos. Muchos de ellos fueron hundidos incluso antes de que se pudiera dar la alarma, pero otros muchos se encontraban de frente con una armada que no solo les superaba en número, también en hombres y en armas. Las catapultas instaladas en los navíos de guerra hicieron estragos entre los piratas y muchos de sus barcos terminaron encallados frente a las costas de todas las islas.
Tras esto, la calma regresó al mar y las diferentes islas se convirtieron no en territorio de los reinos vencedores, pero si en protectorados gobernados por ellos. Lago quedó bajo la protección de Ridalia, Piedra de Cukbal y Victoria de Tarinz-En. Tras veinte años de protectorado, la situación marítima parece que se ha normalizado y las rutas vuelven a ser seguras tras tanto tiempo.
Aquellos que visitan estas islas por primera se sorprenden al viajar entre los canales que separan las islas. Los barcos encallados y hundidos cerca de las costas no han sido retirados, la madera ha comenzado a pudrirse, pero la vegetación se ha apropiado de los viejos cascarones y han crecido hasta árboles sobre ellos.

Habitantes

No son islas muy pobladas por su reducido espacio habitable. La gran parte de sus habitantes se centran en ganarse la vida pescando y cultivando algún pequeño huerto que tengan. Pero solo los más osados se arriesgan a ganarse la vida como pescadores de perlas, pero el riesgo bien vale la recompensa. Otros muchos bajo un velo de normalidad trabajan para las pocas organizaciones criminales que aún tienen sus negocios aquí.
La mayoría de los habitantes están dispersos a lo largo de las costas viviendo en pequeñas aldeas o núcleos familiares. Solo hay una población realmente grande que destaque y es Puerto Grande, donde está el mercado de perlas.

Mantenimiento de la Ley

En cada una de las islas se rigen por la ley del reino que les protege, pero en cada una de ellas existe la figura del gobernador que se encarga de la administración local. Aunque las leyes pueden cambiar de isla en isla, los cambios son mínimos, de lo que están de acuerdo en todas ellas es la pena capital para la piratería y se persigue el contrabando con especial ahínco. Bueno, si no fuera porque los gobernadores tienen sus propios negocios con las organizaciones criminales. Algo que en los respectivos reinos ya sospechan y muy posiblemente no tarden en poner remedio.

Vida diaria

Por norma general la vida diaria en las islas es tranquila, cada uno está a lo suyo y procura molestar lo menos posible a su vecino. Los días para los pescadores comienzan temprano, salen con sus pequeñas embarcaciones con la primera marea por la noche y regresan con los primeros rayos de la mañana. Aunque algunos lo hacen un poco antes para evitar las miradas d ellos posibles guardias, ya que su cargamento a veces no solo es pescado.
Los pescadores de perlas suelen salir a primera hora de la mañana para aprovechar la luz y antes del mediodía regresan con sus capturas, listos para visitar al tasador y recoger sus ganancias.

Amenazas

La principal amenaza que tienen estas islas es Marlidán y el resto de las ciudades estado de ese territorio. En ellos reside la financiación de los piratas y contrabandistas, se rumorea que desde Marlidán se financian todas las redes criminales que tienen las islas como punto inicial en su extensión sobre el resto de los viejos reinos.

Lago

De las tres islas, posiblemente Lago sea la más grande, aunque en su centro existe un enorme lago de agua dulce. Esto ha convertido esta isla en lugar de parada casi obligatoria para los barcos que necesitaban reabastecerse de agua potable. Y por este motivo tiene el único pueblo con una cantidad considerable de habitantes, Puerto Grande.

Puerto Grande es un pueblo lleno de vida, los barcos llegan un día tras otro sin parar. Algunos solo fondean para tomar un breve descanso para dar el día libre a los marineros y de paso volver a cargar la bodega con agua. Otros llegan con la intención de comprar perlas para venderlas en sus lugares de destino y luego están aquellos que simplemente llegan descargan, vuelven a cargar y se van, lo más discretamente posible.

Información General

Gobierno: El gobernador es Folduin Balra, un semielfo bastante mal encarado y de un humor bastante retorcido. Nada más llegar a la isla hace quince años fue abordado por un grupo de maleantes y desde entonces está a sueldo del Manto Gris, una de las organizaciones criminales que controlan el contrabando en los viejos reinos.

Otros centros de poder: El Manto Gris es la organización que realmente controla la isla, gestiona todo el contrabando que entra y sale de los viejos reinos. Su cabecilla es Connak Yllasatra, un elfo oscuro que nunca se deja ver. Su mano derecha es un humano llamado Beras Aroth, es quién se encarga de todo frente a los socios y clientes.

Población: La población de Puerto Grande está entorno a los 1000 o 1200 habitantes. La población total de la isla no supera los 2000 habitantes.

Producción: La población se centra sobre todo en la pesca y la perlas, pero una parte pequeña trabaja para el Manto Gris.

Piedra

Es la isla más pequeña, si no tenemos en cuenta el peñón del canal, y básicamente es una roca donde solo crece hierba, arbustos y algún que otro pino que es capaz de romper la roca con sus raíces. Aquí básicamente no hay ningún pueblo como tal. Las casas de los habitantes se encuentran dispersas por toda la isla y se agrupan en pequeños núcleos familiares. La mayoría de estos hogares se encuentran en la costa debido a que sus habitantes viven de la pesca en su gran mayoría. En el interior se pueden encontrar algunos pastores de ovejas y cabras que viven de vender la carne, leche y quesos que fabrican artesanalmente.
La isla de Piedra esta protegida por el reino de Cukbal, aunque se ha despreocupado un poco de la isla, sigue manteniendo a un gobernador, que no deja de ser un caballero caído en desgracia o alguien a quién quieren tener alejado.

Información General

Gobierno: El gobernador de esta isla es un antiguo aventurero llamado Istael Disono. Este era un verdadero incordio para muchos de los cortesanos y los consejeros reales. Istael tenía, y sigue manteniendo, cierta influencia en el joven rey de Cukbal, por lo que alejarlo de la corte hacía que los planes de los consejeros fueran más fáciles de realizar.

Otros centros de poder: A la llegada del nuevo gobernador, algunos miembros del Manto Gris se pusieron en contacto con él para mantener lo mismo que tenían con el anterior gobernador. Istael fue rápido y contundente a la hora de enviar su respuesta a la organización criminal, envió a Puerto Grande las cabezas de los maleantes.

Población: Apenas hay 300 personas viviendo en esta isla, la mayoría son gente humilde que vive de su trabajo, pero siempre hay alguno que vive de hacer trabajo para el Manto Gris.

Producción: La población se centra sobre todo en la pesca y la perlas, otra parte tiene rebaños de ovejas y cabras. Es importante reseñar que los quesos de Piedra son famosos en los viejos reinos y se pagan buenos precios por ellos.

Victoria

Al igual que Piedra, esta es una isla bastante agreste, aunque tiene algo más de vegetación. Sus habitantes se han esforzado en plantar árboles y poco a poco lo han ido consiguiendo, algunas zonas se han convertido en pequeños bosques que han atraído aves y les resulta un poco más fácil tener otro tipo de animales además de las cabras. En Victoria, al igual que en Piedra, no hay poblaciones como tales, las casas están diseminadas por toda la isla y como mucho se verán dos relativamente cerca ya sea porque sus ocupantes son familia o porque era un lugar idóneo para construir.
Aunque el reino de Tarinz-En vigila muy de cerca lo que ocurre en las islas para evitar un rebrote de la piratería, no mantiene mucha presión sobre el gobernador, ya que este se presentó voluntario para actual como tal.

Información General

Gobierno: El gobernador de esta isla es otro antiguo aventurero natural de Tarinz, llamado Edgon Saler. Hijo de un campesino se hizo un nombre por sus aventuras y por defender la ciudad de Nalah Soein de un ataque marítimo por parte de Marlidán. Pidió como recompensa ser el gobernador de Victoria y le fue concedido.

Otros centros de poder: El Manto Gris tiene poca actividad en la isla, aunque se ha interesado mucho en las actividades del gobernador, pero este siempre ha respondido con violencia a los acercamientos que han intentado.

Población: A duras penas llegarán a 250 o 300 personas viviendo en esta isla. Están muy diseminados y cada uno se ocupa de las actividades que les dan de comer.

Producción: Desde la llegada de Edgon, la isla ha cambiado mucho. Ha promovido y trabajado con los lugareños para plantar árboles, extraer rocas de las zonas más llanas para poder cultivar. Cuando Edgon llegó a la isla trajo consigo una colmena de abejas, ha enseñado a algunos de los isleños a tratar con ellas. Ahora mismo después de varios años han conseguido tener unas producciones muy buenas de miel y otros derivados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.