La isla de Azgonarath

Volvemos a los Viejos Reinos para pararnos en la Isla de Azgonarath que me la salte en su momento para terminar de adaptarlo en un mejor momento. Esta isla tiene un pequeño hueco en mi corazoncito y debía pararme un poco a escribir sobre ella sin revelar nada importante… Eso ya lo veremos en una aventura o dos.

Antiguamente era el extremo de una península que separaba el mar de Indelenor del mar de las Monedas, pero durante la Lluvia de Fuego el resto de la península y su istmo quedaron sumergidos bajo las aguas de ambos mares dejando solo en la superficie lo que ahora se conoce como la isla de Azgonarath. Antes de la nueva era, el lugar era de una importancia estratégica muy grande ya que el único acceso de un mar a otro solo se realizaba por el estrecho de la bruja. Hoy ha dejado de tener esa importancia militar para convertirse en un lugar tranquilo donde los aventureros más afortunados pueden retirarse a disfrutar de sus fortunas. Las antiguas fortalezas que vigilaban el estrecho ya no existen, una se desplomó sobre el mar y la otra fue derruida para usar la piedra de sus torres y muros como material de construcción para la ciudad que la sustituyó, Atoeri.
La isla es abrupta, tanto al norte como al sur tiene montañas de altura considerable, todas ellas bordeadas por colinas y cubiertas de una espesa vegetación. Prácticamente la parte central de la isla es un bosque que en algunos puntos se considera impenetrable. Aquí no suele pasar nada interesante, es simplemente un lugar tranquilo donde descansar. Sin embargo, en el año 502 una estrella fugaz cruzó el firmamento y terminó cayendo en la isla. Durante las dos décadas posteriores coleccionistas, estudiosos y magos enviaron a grupos de aventureros para que buscaran la estrella caída, pero nadie encontró nunca el lugar de la colisión. De vez en cuando algún grupo de aventureros viene buscando la estrella caída, pero generalmente su resultado suele ser el mismo, nada.

Habitantes

Los habitantes de Azgonarath son de lo más variopinto. Aunque hay población originaria del lugar desde hace siglos, este lugar se ha convertido en el destino de descanso de aventureros y militares retirados. La gran mayoría de estos jubilados lo hacen en la ciudad de Atoeri y sus alrededores, un lugar agradable para vivir y bastante seguro.
Pero lo curioso, es que una tribu de goblins que viven en las montañas al norte de la isla también se han buscado un hueco dentro de la sociedad de la isla. Se han convertido en asistentes, agricultores o guardeses de las propiedades de sus habitantes. Además, son conocidos por su buen talante y festivo carácter, una fiesta no puede llamarse fiesta si su organización no corre a cargo de un goblin Azgon.

Mantenimiento de la Ley

Azgonarath es territorio de Ridalia y como tal está sujeta a sus leyes y organización, en todos sus aspectos.

Vida diaria

En resumidas cuentas, Azgonarath es sinónimo de paz y tranquilidad, por lo manos para la mayoría de la gente. Por otro lado, la guardia te dirá lo contrario, peleas en tabernas, borrachos y lo que es peor, tener que tratar con los ladrones que vienen atraídos por las riquezas de los antiguos aventureros. En fin, todo lo que se espera de un lugar donde muchos tienen oro suficiente para derrochar.
Algunos han decidido comprar pequeños terrenos para cultivarlos y para ello contratan a los goblins, no solo para trabajar la tierra, también para vigilar sus intereses.
En el sur la cosa cambia un poco, la ciudad de Etyreul se ha convertido en un puerto militar, es un refugio perfecto para los barcos de la armada de Ridalia. Una bahía cerrada, protegida por dos enormes islotes que evitan que grandes olas puedan llegar al puerto.

Amenazas

Azgonarath está sujeta a las mismas amenazas que cualquier otra parte del territorio de Ridalia. Durante mucho tiempo fue objetivo de los gremios criminales, aunque aprendieron por las malas que meterse con un ejército de aventureros retirados y de guardias de Ridalia no era un movimiento correcto.

Atoeri

De las dos ciudades que existen en la isla está es con diferencia la mayor. Un gran puerto donde dos veces por semana se organiza un mercado con todo lo que viene de otros lugares. Es una ciudad limpia, sus propios habitantes se han ocupado de ello, contratando a ingenieros y arquitectos más famosos para que su sistema de alcantarillado rivalice con el de Sinalara. Aunque parece una ciudad ordenada, no termina de serlo, porque los edificios mezclan muchos estilos distintos, uno puede ser la clásica edificación ridalense y justo a su lado una construcción élfica. Esta combinación hace que Atoeri sea única.

Información General

Gobierno: El alcalde es Zobor Kornél un antiguo aventurero humano que lleva residiendo en la isla los últimos veinte años. Se presentó a la alcaldía animado por sus conocidos tras la muerte del anterior alcalde. Ha forjado unos lazos fuertes y duraderos con el capitán de la guardia, Selam Fisseha y ambos se han propuesto combatir a los gremios para evitar que vuelvan a intentar entrar a la ciudad.

Otros centros de poder: A pesar de que los gremios no tienen presencia, uno de los aventureros retirados sigue perteneciendo a ellos. Su nombre es Erzhan Alibiev. Lleva más de una década viviendo en la ciudad y eludiendo los enfrentamientos directos con el alcalde. Siempre está buscando algo para poder llegar a la alcaldía y cambiar el orden establecido hasta ahora.

Población: Atoeri tiene 4.000 habitantes, lo cual no la convierte en una ciudad grande, pero si en un lugar lleno de vida y en un mercado atractivo para muchos comerciantes del continente. La mayoría de la población es humana, pero hay un gran porcentaje de elfos, enanos, semielfos e incluso algunos semiorcos. Hay que destacar también la presencia de los goblins que se han convertido en parte de la vida diaria en la ciudad, pero no para lo malo.

Producción: Aunque muchos tienen pequeños terrenos de cultivo, son básicamente para tener frutas y hortalizas frescas. Los mismo ocurre con aquellos que tienen algún pequeño rebaño de animales de granja. La mayoría de los productos que se consumen vienen del continente.

Guardia: La guardia de la ciudad no supera los 300 hombres y no suelen estar todos dentro de la ciudad, una buena parte se dedica a patrullar las cercanías de la ciudad o desplazarse a las pequeñas aldeas del interior cuando son requeridos.

Etyreul

Etyreul era una antigua población que quedó despoblada tras la Lluvia de Fuego, sus habitantes decidieron huir al continente por miedo a que la isla también sufriera el mismo destino que el resto de la península. La deshabitada ciudad fue engullida por la naturaleza durante los siglos posteriores hasta que durante el año 612 el almirante de la flota ridalense vio ese lugar como un potencial fondeadero para sus naves. Cuando a principios de 613 se preparaban para atacar las Islas del Lago eligieron ese lugar como punto de reunión y posterior origen para lanzar su ataque.
Del campamento que se levantó, se convirtió en un puerto, para poco después crecer con las familias de los marineros y oficiales hasta convertirse en lo que hoy es Etyreul.
A pesar de su origen militar, la ciudad está bajo gobierno civil, todo salvo el puerto que sigue siendo militar. Ningún barco puede fondear en la bahía o acercarse al puerto sin la autorización pertinente.

Información General

Gobierno: La alcaldía de la ciudad está liderada por un semielfo llamado Sigvald Elnaril. La población civil de la ciudad no supera los 1.000 habitantes y casi todos son marineros retirados o las familias de los marineros y soldados de la armada ridalense.

Otros centros de poder: La armada ridalense tiene en la cuidad su puerto militar, aunque toda la bahía está sembrada de barcos fondeados a la espera de entrar o salir. El almirante Sayed Zagir solo se preocupa de sus barcos, pero tener al alcalde siempre encima le da muchos dolores de cabeza.

Población: La población total se sitúa por encima de los 2.200 habitantes entre civiles y militares. La mayoría son humanos, aunque la población de semielfos es abundante. De todas formas, en ciertas épocas del año cuando la mayoría de los barcos están fuera cumpliendo misiones la población baja radicalmente.

Producción: La producción de la ciudad es básicamente de supervivencia, los pocos campos de cultivo y escasos rebaños de animales sirven para mantener la ciudad a duras penas. Esto hace que la mayoría de su población dependa de los suministros militares.

Guardia: La ciudad tiene poca guardia, a penas 20 hombres que se encargan de hacer cumplir la ley. Sin embargo, reciben el apoyo de los soldados si fuera necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.