FLARIANI

por Neila, Milano y Hofferber

Flariani contempla como los días pasan por delante de sus ojos. Para ella todo lo que ve es simplemente un espectáculo, porque no puede hacer nada para cambiar su destino… De momento.

Cuando Flariani era una niña, hace siglos, vivía en el Bosque de Eisar, en un bello pueblecito de elfos silvanos. Desde el primer momento Flariani demostró tener una sensibilidad mucho más intensa para la magia que el resto de sus compatriotas. Quizá por ello, era una elfa taciturna e introspectiva y con poca tendencia a socializar.

Lo único que alegraba el alma de la joven Flariani era asistir a los rituales de los hechiceros y los druidas. Cuando fluía la magia a su alrededor se sentía tranquila y feliz, sentía cómo se aplacaba un voraz apetito espiritual.

Flariani no se atrevía a compartirlo con nadie, pero se sabía en conjunción con el mundo feérico y en especial con la sombra oscura de la que todos renegaban.

Eisar se quedó pequeño. Tras un tiempo vagando por Zhirsanaq, Flariani viajó al frío norte donde encontró a Vizakra, una Saga Invernal que notó el oscuro hambre de su alma. Vizakra la adoptó como su pupila y juntas viajaron a un lugar consumido por el frío eterno. Las bellas creaciones de hielo que poblaban aquella parte del Reino de las Sombras llenaron de alegría a Flariani. Por fin había encontrado un hogar.

Los viajes al Reino de las Sombras se repitieron mientras Vizakra le enseñaba a canalizar su magia con conjuros de magia elemental alimentándose de los deseos y anhelos de los mortales. Tras uno de esos viajes, Vizakra lo preparó todo para que Flariani saciase su sed de poder asesinando a una Dríade del Norte y extrayendo su esencia. En ese momento Flariani supo qué quería de la magia y cómo conseguirlo.

Durante bastante tiempo Flariani fue el brazo ejecutor de Vizakra. Cuanto más mataba, más crecía su hambre y más crecía su sombra oscura. Pero ser la asesina de Vizakra y depender de ella no era lo que quería. Ella tenía un plan claro: quería sumir el Bosque de Eisar en un invierno eterno, trayendo un pedacito del Reino de las Sombras al plano material.

Flariani fue acumulando poder y conocimientos, pacientemente al principio. Cuando se hartó de esperar, destruyó a Vizakra en el Reino de las Sombras, absorbió su esencia y heredó sus posesiones. Jamás se sintió más poderosa.

Una ola de frío invernal cayó sobre el Bosque de Eisar. Todo quedaba congelado al paso de la elfa, ya irreconocible. Pero no era un errar irreflexivo: debía llegar al consejo de hechiceros de Eisar, destruir a sus miembros y beber su esencia. Ese único pensamiento volvía loca a Flariani.

Mientras avanzaba hacia su objetivo, sintió como perdía el control del poder extraído del Reino de las Sombras y cómo su sombra se retraía en sí misma. Flariani no había tenido en cuenta el poder real de los hechiceros ni sus maniobras para trabajar con los magos para reforzar las protecciones arcanas de Eisar.

Los magos confinaron a Flariani en una urna de hielo que sería trasladada a la Ciudadela donde está confinada desde hace más de quinientos años.

Flariani vive en un estado a medio camino entre el sueño y la vigilia. Durante estos siglos se ha encontrado sola y desorientada, sin sentir su sombra oscura. Sin padecer el hambre.

Pero desde hace poco algo ha hecho que Flariani empiece a notar un zumbido que había olvidado y una pequeña chispa de hambre ha empezado a brotar en su interior…


Flariani

Humanoide (Elfo) Mediano, caótico malvado

Clase de Armadura: 15 (coraza)
Puntos de Golpe: 117 (15d8+50)
Velocidad: 30 pies

FUEDESCONINTSABCAR
12 (+1)12 (+1)14 (+2)16 (+3)16 (+3)17 (+3)

Tiradas de salvación: Sab+7, Car +7
Habilidades: Conocimiento Arcano (Int) +7, Engaño (Car) +7, Naturalrza (Int) +7, Investigar (Int) +7, Persuasión (Car) +7.
Inmunidad a daño: frío, necrótico y veneno.
Vulnerabilidad a daño: fuego.
Inmunidad a Estados: asustado, aturdido, cansado, envenenado, hechizado, inconsciente.
Especial: La mandrasombra no necesita dormir.
Sentidos: Vista en la oscuridad, 60 pies; percepción pasiva, 13
Idiomas: acuano, común, primordial, silvano.
Desafío: 8 (3900 PX)

Conocimiento del entorno (polar). Ignora las penalizaciones inherentes a atravesar o maniobrar en terrenos cubiertos por hielo o nieve. Adicionalmente, permanece atento al peligro. Si está viajando en solitario, puede moverse con sigilo al ritmo normal del viaje.

Lanzamiento de Conjuros Innato. La aptitud mágica innata de Flariani es Carisma (salvación CD 15, +7 para impactar con ataques de conjuro). Puede lanzar los siguientes conjuros sin necesidad de componentes:

A voluntad: inmovilizar pesona, rayo de escarcha
3/día: atadura planar (solo elementales de agua), círculo mágico (solo elementales de agua), controlar agua,cono de frío, , conjurar elemental menor (solo elemental de agua), muro de hielo,
1/día: conjurar elemental (solo elemental de agua), portal (solo al Reino de las Sombras y al plano elemental del agua).

Resistencia Mágica: Flariani tiene ventaja en tiradas de salvación contra conjuros y otros efectos mágicos.

Cetro de tormenta. Una de las más preciadas posisiones que “heredó” de Vizakra es el Cetro de Tormenta, un artefacto capaz de desatar tormentas de hielo y nieve que pueden anegar una superficie igual o inferior a seis millas alrededor de Flariani. Para poder desatar su poder, la elfa debe invertir todos sus espacios de conjuro diarios y realizar un ritual que dura una hora y que requiere el sacrificio de una criatura mágica o con capacidad de lanzar conjuros.

Acciones

Drenar esencia: Ataque cuerpo a cuerpo con arma natural. +5 a impactar, alcance 5 pies, un objetivo que debe estar inacapacitad o apresado. Impacto: 6 (1d8+2) de daño necrótico. Si este ataque reduce a 0 o menos los puntos de golpe del objetivo, este morirá. En dicho caso, Flariani recuperará uno de sus espacios de conjuro diario.
Golpe: Ataque cuerpo a cuerpo con arma natural. +5 a impactar, alcance 5 pies, un objetivo. Impacto: 10 (2d8+2) de daño contundente.
Golpe gélido (3/día): Ataque cuerpo a cuerpo con arma natural. +5 a impactar, alcance 5 pies, un objetivo. Impacto: 10 (2d8+2) de daño contundente + 7 (2d6) daño frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.