Basoraí

Este reino es conocido por ser el hogar de los elfos de la estirpe del mar. Esto no quiere decir que sean los mitológicos elfos marinos pero si es verdad que se han adaptado especialmente a la vida en el mar: son buenos nadadores y navegantes expertos.

Aventureros por naturaleza, no es extraño ver sus barcos en los puertos más lejanos buscando objetos, especias y arte de los más extraños lugares. Basoraí es una nación cubierta de frondosos bosques y aunque carece de poblaciones demasiado grandes todo el bosque está salpicado de las típicas construcciones arbóreas élficas. Su capital, Mesira, es una de las más bellas del mundo debido a su construcción mágica, partiendo de algas costeras hasta convertirlas en inmensos y extraños árboles sobre el mar. Hoy reparten sus intereses entre la conservación de sus bosques y el mar con las actividades comerciales y transporte que los llevan hasta los sitios más insospechados.

Mientras que otras civilizaciones élficas tienden a ser más patriarcales, en Basoraí quien ostenta el poder es la Reina Onhara y por ley el reinado siempre es transferido a una heredera. Quizá sea por este motivo que los elfos de Basoraí han sido mucho más abiertos a los cambios que otras estirpes.

Una de sus naciones aliadas es una pequeña ciudad estado situada al sur llamada Niarso, de población mayoritariamente humana por lo que se ha llegado a tener numerosas uniones mixtas.

Habitantes

Su sociedad se ha visto muy influenciada por los lugares que han visitado, desde las heladas costas del norte hasta las costas Zahirinias cubiertas por su impenetrable jungla. Por este motivo han aceptado rápidamente el resto de las culturas de Zhirsanaq y es fácil encontrar elfos de Basoraí ataviados con vestuarios típicos de otras zonas o países e incluso ver barcos basorainenses atracados en los puertos más insospechados. Al estar muy lejos de las típicas rutas comerciales pocos seres de otras razas visitan este país, a no ser que simplemente sea como una escala en la ruta a otro lugar. Los basoraí son un pueblo muy acogedor y afable, y viven a medio camino del mar y de sus bosques, dedicándose a la pesca, los cultivos y al pastoreo.

Mantenimiento de la ley

Aunque Basoraí se rige por las antiguas leyes de los elfos tienen muchas normas y costumbre propias y siempre han sido muy aperturistas. Las nuevas leyes son promulgadas por la reina y los encargados de hacerlas cumplir son las diferentes damas. Cada una de estas damas tiene un dominio concreto donde administrará justicia, recaudará impuestos y protegerá ,con la guardia, a los habitantes. Estas damas actúan como la nobleza dentro de su estirpe, pero no es extraño ver también a varones en puestos de poder.

De hecho, el alcalde de Mesira es Arbane Carcyne desde hace más de una centuria. En las poblaciones más grandes de cada territorio hay un puesto de la guardia, ellos son los que actúan como alguaciles y entregan a los delincuentes a los jueces locales encargados de juzgar y condenar a los culpables.

Vida diaria

La vida en cualquier pueblo o aldea de Basoraí está entre los bosques y el mar, tan importantes son su ganadería y agricultura como la pesc. Pero si algo son los habitantes de Basoraí además de aventureros, son comerciantes y han mantenidos buenas relaciones con muchas naciones. Todos los meses se organizan en las poblaciones más grandes de cada dominio un gran mercado donde no solo los elfos participan, también los enanos de Tormhon y visitantes de lugares un poco más lejanos, como Niarso.

Amenazas

La mayor amenaza que deben vigilar está en el norte, las ciudades-estado de Marlidán son un peligro constante. Aunque no tienen una guerra abierta declarada, no es extraño que, desde Puerta al Mar, Clospach o la mismísima Marlidán fleten navíos para interceptar los barcos cargados de mercancías que se dirigen a las costas de Basoraí. Este no es el único frente abierto con Marlidán: también envían agentes para organizar sus gremios criminales, aunque son perseguidos y castigados con dureza, comienzan a estar presentes en sus ciudades más grandes.

Principales Ciudades

Las ciudades más grandes se concentran en la costa debido al flujo de comercio, incluida Mesira, su capital. Ciudades como Palantas en el norte tienen una gran guarnición como prevención de un ataque abierto desde el norte. En el sur está Mirastán, un centro importante de comercio con las naciones vecinas, Tormhon, Cukbal y Velmoní.

Mesira, Capital del Reino

Como capital del reino concentra el palacio de la reina y otros centros de importancia. Lo que más destaca de la ciudad es su construcción, ya que se haya en el Bosque de Algas. Este es el principal puerto del reino y desde donde parten cientos de navíos al cabo del año con destino a lejanas tierras para comerciar casi con cualquier habitante del mundo. El Bosque de las Algas es un lugar extraño, casi alienígena. Los primeros elfos que llegaron aquí usaron su poderosa magia para transformas las algas de esta costa en enormes árboles donde construyeron su hogar.

Información General

Gobierno: Onhara de Nimue. Reina de Basoraí.

Otros centros de poder: Aunque la ciudad está fuertemente protegida por la guardia, el comercio ha atraído a los gremios criminales financiados por Marlidan. Por ahora son pequeños grupos que actúan de forma encubierta y no han sido capaces de extenderse. La guardia los persigue, pero siguen esperando su oportunidad, en cuanto tengan la oportunidad darán su golpe.

Población: Es una ciudad realmente grande y su población sobrepasa los 40.000 habitantes. Muchos de ellos están de paso, solo para las visitas a los mercados, pero claro la afluencia es prácticamente diaria, ningún día se para. Entre la población estable de la capital la mayoría son elfos, aunque hay una creciente población de semielfos y algunos humanos.

Producción: La población de Mesira está repartida entre multitud actividades dedicadas con la tierra, el mar y el comercio. Aquí se encuentran muchos de los más importantes mercaderes de Zhirsanaq y se encargan de llenar los barcos con multitud de mercancías producidas allí para ser vendidas e intercambiadas en los lugares más lejanos.

Guardia: La guardia de la ciudad ronda unos 3.000 soldados, aunque pueda parecer desproporcionado, la gran mayoría de estos soldados suelen encontrarse a bordo de los navíos que patrullan las aguas cercanas a su nación o bien a la caza de los corsarios a sueldo de las ciudades estado de Marlidán.

Palantas

Es una ciudad de origen militar, con los siglos pasó de ser un campamento que protegía la frontera norte a ser toda una ciudad llena de bullicio y vida. Desde aquí se dirige la vigilancia y defensa de la frontera protegiendo el pasillo del río Corlan. A pesar de ser una ciudad básicamente militarizada, no todos sus habitantes son soldados. Una gran parte se dedica a menesteres más mundanos y que son indispensables para pertrechar a las tropas.

Información General

Gobierno: Dama Sariandi Inalen.

Otros centros de poder: Aunque el gobierno de Sariandi en apariencia es firme y duro, algunos miembros de los gremios se han infiltrado en la ciudad, sobre todo de La Pluma Roja. Han seleccionado objetivos claros dentro de la estructura de poder en la ciudad y han comenzado a eliminarlos. Esperan que con la desaparición de estas personas clave en la organización de la ciudad y de su guardia se genere el caos suficiente para que se nombren sucesores más afines a Marlidán.

Población: Supera ampliamente la población de la capital llegando en los momentos de mayor actividad a los 50.000 habitantes. Esto se debe sobre todo a los acuartelamientos tanto dentro como fuera de la ciudad. Palantas está siempre alerta por lo que pueda suceder. Además, con la desaparición y las muertes de algunos miembros poderosos tanto del ejército como de la ciudad, el estado de alerta está casi siempre vigente.

Producción: La población civil se dedica sobre todo al campo, la producción agrícola y ganadera es fundamental para mantener a las tropas allí destacadas. Además, y esto es conocido por muy pocos, existe una línea de suministros con los enanos de Tormhon que atraviesa sus montañas hasta el Bosque de las Lágrimas, proporcionando todo tipo de armas y armaduras a los soldados élficos.

Guardia: La guardia de la ciudad tiene unos 3.000 efectivos que se encargan de mantener la paz y la ley dentro de los muros y en las zonas cercanas. Su principal lucha está centrada en terminar con el contrabando y con los agentes de Marlidán. A parte de esta elevada cantidad de guardia, los soldados suman más de 25.000 efectivos, todos ellos listos para colaborar si fuera necesario.

Mirastán

Esta gran ciudad está construida en una pequeña ensenada llena de pequeñas islas y peñones, muchos viajeros la llaman la Ciudad del Mar o la Ciudad Flotante, aunque no sea cierto. Cada isla está conectada con las más cercanas por puentes y pasarelas, como si estuviera construida en los árboles. La disposición de las islas sobre la que está construida la ciudad permite que por un ancho canal puedan acceder los barcos a la parte interior de Mirastán, creando así un puerto seguro en la época de tormentas. Esta ciudad es uno de los núcleos importantes del comercio con las naciones del sur de Zhirsanaq, sobre todo con Niarso y otros lugares más alejados.

Información General

Gobierno: El gobierno lo ostenta la dama Jhaerithe Eilzana, hija de un rico comerciante de la ciudad, pero que se formó en el ejército durante más de doscientos años.

Otros centros de poder: Ninguno por el momento, aunque los agentes de la Pluma Roja se han infiltrado en la ciudad buscando el momento para atacar o extorsionar a sus objetivos.

Población: La mayoría de la población es élfica. Sin embargo, los semielfos son muy comunes debido a la cantidad de uniones con humanos procedentes de Cukbal o Niarso. Aunque hay que reseñar que muchos aventureros se han retirado a esta ciudad tras dejar atrás sus días de aventuras, estableciéndose y formando familias.

Producción: Mirastán es fundamentalmente una ciudad mercantil, pero una gran parte de la población vive de la pesca. Muchos de los habitantes han decidido también retirarse a la costa y cultivar las tierras cercanas.

Guardia: Debido al tránsito de mercancías y tanta gente que visita la ciudad, su guardia se incrementa regularmente. Más de 2.000 guardias están siempre vigilantes. Por otro lado, Mirastán también tiene un puerto militar al sur, donde sus barcos de guerra son preparados para vigilar las aguas cercanas e interceptar a los barcos corsarios y piratas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.