Las Tierras Libres del Este (VII): El Bosque del Cuerno

Este enorme bosque al sur del río de la Sierpe es una reserva de caza para la mayoría de las ciudades y aldeas cercanas, pero es un lugar peligroso y ningún cazador hace noche en él a menos que sea imprescindible. Las historias cuentan que en este bosque vive una tribu de ogros muy agresivos y celosos de su territorio. Y claro, nadie en su sano juicio quiere enfrentarse a un grupo de ogros enfurecidos. La realidad va más allá, si es verdad que en el bosque habitan ogros, pero son solo unos pocos, también hay algunos Trolls, pero los que realmente son peligrosos son los dracónidos que se ocultan en lo más profundo del bosque.

Los dracónidos rojos que llegan a este bosque en busca de caza no son solo cazadores, son dracónidos que buscan liberarse del yugo de esclavitud al que les somete Rannarthreirei, con cada expedición de caza uno de los dracónidos no vuelve, a todos los efectos es una baja durante la caza. Los dracónidos rojos no son los únicos, hay de otros colores, verdes, negros e incluso alguno metálico. Los cromáticos son fugados de los dragones que habitan la zona, incluso hay alguno blanco que ha llegado desde el norte en busca de un lugar más tranquilo para vivir y se han quedado para ayudar a sus primos. En el caso de los metálicos es parecido al de los blancos, viajando por el este han buscado a otros dracónidos y les han ayudado a liberarse, ya sea ocultándolos o bien atacando a sus amos.

Entre el bosque del Cuerno y el bosque de Asetan, el río Sierpe se ensancha e inunda una llanura baja creado un cenagal, este cenagal era el antiguo hogar de un dragón negro llamado Chamontonthekyded. Llegó a oídos de un grupo de dracónidos metálicos que este dragón tenía una gran tribu de sirvientes, así que se pusieron en marcha hacía el cenagal para liberar a sus primos de su tiranía, pero cuando llegaron ya se habían levantado y el enorme dragón estaba matándolos de forma inmisericorde. Cuando intervinieron ya quedaban pocos, pero entre unos y otros lograron que el dragón huyera del lugar y no ha sido visto desde hace ya unos años. Esto no significa que no vaya a volver y de hecho es su mayor temor.

Habitantes

Aunque originariamente este bosque estaba habitado por ogros y trolls, muchos de ellos se marcharon cuando el dragón negro llegó a la ciénaga quedándose solo unos pocos. Con el paso del tiempo aprendieron a evitar la ciénaga y las partidas de caza organizadas por los dracónidos. Tras la caída de Chamontonthekyded los dracónidos se internaron en el bosque y sus habitantes han tenido que dejarlo, con desgana, eso sí. Los rumores comenzaron a extenderse y han ido llegando a los oídos de otros dracónidos en los lugares cercanos y poco a poco han ido desertando y dirigiéndose al bosque con la esperanza de encontrar un lugar seguro.

Mantenimiento de la ley

Entre los dracónidos nunca ha habido más ley que aquella que dictaba su amo y ahora están, por decirlo de alguna manera, perdidos. Con la ayuda de los pocos dracónidos metálicos han podido construir unas pocas leyes de cumplimiento obligado y que les está ayudando a mantener la paz entre ellos.

Vida diaria

Siempre alerta, así se resume la vida de los dracónidos en el bosque del Cuerno. Viven de lo que cazan y de algunos pequeños cultivos. El bosque está asentado sobre un territorio lleno de colinas y en su interior han cavado túneles para hacer sus viviendas y mantenerse alejados de la mirada de los dragones de la zona. Tanto por el día como por la noche, grupos de vigilantes patrullan los limites del bosque para evitar sorpresas, se puede decir que viven con miedo a que un dragón los descubra.

Información General

Gobierno: No hay un gobierno como tal pero cada grupo cromático tiene un jefe o representante que se encarga de mirar por los intereses de su tribu, vengan de donde vengan.  Zodoss es el representante de los dracónidos verdes. Cida es la representante de los dracónidos rojos. Jykem es el representante de los dracónidos negros. Kadros es el representante de la docena de dracónidos blancos y Fraennephi es una dracónida dorada que representa a los pocos metálicos del bosque.
Otros centros de poder: Nadie discute el poder a sus jefes de tribu, pero puede ocurrir que los nervios y el miedo pueden causar algún cambio.

Población: En total son apenas unos quinientos, aunque no parezca que sean muchos, todos juntos pueden suponer un reto muy grande para cualquier población cercana.

Producción: Viven de la caza y de algunos cultivos, estos cultivos son sobre todo setas y hongos que crecen en sus túneles.Guardia: Todos son combatientes, de una u otra forma. Y además están organizados, aunque sea pocos son un adversario formidable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.