Las Tierras Libres del Este (III): El Bosque de los Perdidos

Este bosque separa las Tierras Sombrías de las Tierras Libres y es una ruta muy apetecible para acortar días de viaje entre ambos territorios. Sin embargo, el bosque tiene una reputación funesta y los viajeros prefieren evitarlo a toda costa prefiriendo usar los pasos de la Sierra Triste y de las Montañas Tornael.
Con este nombre no se puede esperar nada bueno, algunos de aquellos que se internaron en el bosque aparecieron años después, otros, la mayoría, jamás han sido visto de nuevo. Pero aquellos que si lograron salir no suelen hablar del tema, simplemente que es un bosque engañoso donde es muy fácil perderse y no hallar el camino en días, meses e incluso años.
Pero ¿por qué no hablan del bosque? ¿Qué vieron en su interior que les tiene atenazados? ¿Por qué el silencio cuando se les pregunta por el tiempo que estuvieron allí?

Lo que se callan es que este bosque existe en el plano material y en el mundo feérico, lo verdaderamente aterrador es que nunca sabes cuando entras en uno o en el otro, por lo que los viajeros pueden atravesar portales entre mundos sin darse cuenta y al final perderse en el mundo feérico para siempre.

Habitantes

A pesar de todo lo anterior, este bosque también tiene habitantes y se saben mover sin problemas entre este y el otro mundo. Aunque realmente no son habitantes de este bosque sino simples visitantes. Entre ellos no solo hay hadas, dríades y centauros, también duendes, elfos y ents. La mayoría de estos habitantes prefieren mantenerse ocultos de los posibles visitantes y no interactuar con ellos salvo que lleven algo que les interese o bien estén causando muchos problemas. Como ya pasó con los enanos de Tornael, algunos elfos deciden ayudar a los perdidos y hacer que dejen el bosque lo antes posible para evitar males mayores. Estos transeúntes conocen a la perfección las sendas seguras y los lugares en los cuales se cambia de plano entrando a su mundo de origen, por lo que cualquiera de ellos será un apreciado guía para atravesar el bosque.

Vida diaria

Salvo raras excepciones ninguna de estas criaturas reside de forma habitual en el bosque, la mayoría entran para realizar una tarea o trabajo y regresan a su hogar en el mundo feérico. Algunos si han preferido quedarse en el mundo material, sobre todo entre los elfos y los centauros, durante un tiempo permanecen en el bosque y luego lo dejan buscando a un grupo de aventureros para conocer el mundo que rodea el bosque. Por norma general estos extraños aventureros feéricos no suelen hablar nunca de su hogar y si alguien pregunta al respecto mienten o simplemente dan largas para no tener que contar nada en profundidad.

Amenazas

En el centro del bosque hay un claro junto a una colina. Bajo esta colina se oculta el cubil de una dragona verde llamada Shallalthuliss. Conoce el secreto del bosque y está obsesionada con encontrar un camino que le permita pasar al mundo feérico. Debido a esto la mayoría de los habitantes del bosque suelen evitar esa zona, incluso los duendes con más amor por el oro prefieren no acercarse.
La dragona tiene una pequeña tribu de dracónidos como sirvientes, estos son los encargados de patrullar la zona para mantener alejados y vigilados a los potenciales ladrones. Alguna vez envía a algunos de ellos a explorar otras partes del bosque para que encuentren un acceso del tamaño de su ama, algo que se les está complicado en exceso.

Si los dragones en Zhirsanaq pueden cambiar a una forma humanoide ¿por qué no accede en esa forma por algunos de los portales que ya conoce? Esto responde a una sencilla razón, si entra al mundo feérico en su forma humanoide no podrá cambiar a su forma real, la magia del lugar se lo impide. Aunque de vez en cuando accede al mundo feérico y lo explora, su verdadera intención es acceder a él con su verdadera forma y tratar de convertirlo en su nuevo reino. Sí, es una dragona muy pretenciosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.