La Estirpe de Sinae (Elfos Oscuros)

Antes de pasar al mendrugo tengo que avisar que todo lo que aparece aquí es provisional, aún no está decidido como serán todas las razas para personajes jugadores y están sujetas a futuros cambios.

Varios milenios atrás los elfos se enfrentaron entre ellos dando lugar a una guerra fratricida, con el tiempo esa guerra se la denominó la Guerra de la Separación. La diosa Ashimet deseaba que los elfos la adoraran, pero ellos la negaban continuamente, así que decidió que era el momento de crear un elfo que transmitiera su esencia. Para ello creó la idea en su ser y buscó entre los Altos Elfos a una pareja que deseara un hijo y la encontró. Una noche Ashimet en persona descendió al mundo para dar vida a su hijo predilecto. Aprovechando el sueño de la pareja introdujo en el vientre de aquella elfa a su propio hijo. Tras el parto, un nuevo elfo llegó al mundo, y se le dio el nombre de Sinae, de la tez oscura. Aunque era idéntico a todos los elfos su piel era negra como el carbón y sus ojos amarillos como la miel.

Sinae sabía que su origen no era de este mundo, sus deseos y esperanzas no seguían las leyes de los elfos y poco a poco fue descubriendo su origen. Mientras tanto el resto de las estirpes debatían sobre el origen de Sinae, algunos creían que era parte de una profecía, mientras que otros pensaban que era una abominación. Sin embargo, Sinae sabía que su destino era destruir a los elfos y poco a poco fue inspirando a un nutrido grupo de seguidores entre todas las estirpes hasta que se convirtieron en un ejército y entonces atacaron. Hermanos contra hermanos y padres contra hijos, la guerra civil entre los miembros de la misma estirpe y entre todas ellas. Los seguidores de Sinae con cada asesinato veían como se oscurecía su piel hasta hacerse igual que su líder, y cuanto más se oscurecía, más abyectos eran sus deseos.

Elenne, la diosa Luna decidió entonces intervenir, sabía que su hermana Ashimet había inspirado esta guerra, aunque desconocía como. Sabía que la única forma de terminar con la matanza era derrotar a Sinae, y para ello eligió un campeón al que cedió parte de su poder divino para que se enfrentara a Sinae. Y así sucedió.

Este campeón era Caele Aimterr y llegado el momento desafió a Sinae, que cegado por su orgullo aceptó sin faltar un momento. Desde las sombras Ashimet veía el enfrentamiento y se deleitaba con cada golpe que su hijo asestaba a Caele, sabía que tras este combate los elfos serían destruidos y los que quedaran serían su pueblo para toda la eternidad. Sin embargo, Caele estaba dejando ganar a Sinae, le estudiaba con cada golpe, con cada finta, dejaba que su orgullo y autosuficiencia le poseyera hasta que al fin decidió devolver todos los golpes. Ceale comenzó la ofensiva hasta que asesto un golpe letal, traspasando el cuerpo de la primera tez oscura. Pero fue Ashimet quién sintió el verdadero dolor, pues la espada atravesó también su cuerpo y su grito de dolor arrasó los alrededores, siendo entonces cuando Elenne descubrió el verdadero origen de Sinae.

Ashimet recogió a su hijo y lo llevó lejos, el nuevo pueblo de la tez oscura se marchó con ellos dejando atrás la superficie y refugiándose en oscuras y profundas simas en el interior de la tierra. Fue entonces cuando acabó la guerra y una nueva estirpe de elfos nació, los elfos oscuros.

Pero aquí no termina la historia, con el paso de las centurias muchos de estos elfos se arrepintieron de sus actos y enseñaron a sus descendientes todo sobre este arrepentimiento y con el tiempo abandonaron los subterráneos para volver a la superficie buscando el perdón de Elenne. La diosa Luna fue piadosa y les permitió regresar acogiéndolos bajo su protección y convirtiéndoles en el pueblo de la Luna, o los elfos de la noche como se les conoce ahora en Zhirsanaq.

Aspecto físico

Los Sinainitas o elfos oscuros de diferencian muy poco del resto de sus congéneres, salvo por su piel negra, legado del origen de Sinae como hijo de Ashimet. A pesar de vivir en la oscuridad de sus ciudades subterráneas tras Puerta Negra su físico no ha cambiado tanto, suelen ser delgados pero fuertes y sus orejas tienden a ser un poco más largas de lo que es normal en los elfos. Aunque las historias cuentan que son seres fantasmales de pelo blanco, sus colores pueden variar muchísimo, desde el blanco hasta el negro más oscuro. Aunque si es cierto que entre los más jóvenes suelen teñir su pelo de colores vistosos como rojos, rosas, verdes y azules como expresión de rebeldía.

Mejora de Característica: Incrementan en 1 su puntuación de Constitución o de Fuerza, y 1 a su destreza o inteligencia, ambos a tu elección.

Visión en la oscuridad: Tu visión en la oscuridad posee un radio de 120 pies.

Sensibilidad a la luz solar: Tirará con desventaja en sus ataques y en las tiradas de Sabiduría (Percepción) cuando su objetivo se encuentre bajo la luz solar directa.

Pies Silenciosos: Te mueves con gracilidad sin hacer ruido alguno cuando no llevas una armadura pesada o media con elementos metálicos. Eres competente en la habilidad (Sigilo), si ya lo fueras puedes volver a añadir a esta habilidad la competencia.

Magia de la Oscuridad: Conoces el truco Luces danzantes, a nivel tres podrás usar el conjuro Detectar magia y lo recupera después de un descanso largo. A nivel 5 puede usar el conjuro Desplazamiento sombrío y lo recupera tras un descanso largo. El Carisma es tu aptitud mágica para estos conjuros. El carisma es la aptitud mágica para usar estos conjuros.

Entrenamiento con Armas Élficas: Eres competente con espadas cortas y largas, cimitarras y látigos, también con ballestas de mano y ballestas normales.

Competencias: Eres competente en la habilidad Intimidación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.