La Costa Sur del Océano Occidental (I): Niarso

Sí, saltamos a otro lugar y dejamos la zona de los Seis Ducados a medias. Esto se debe a que queremos revisar muy bien esa parte porque tiene tela que cortar. No solo por su enemistad jurada a Ridalia, también por sus rivalidades internas. Juan dejó unos relatos ya publicados y creemos que hay que revisar todas las notas para integrarlo como se merece.


Esta zona comprende los territorios de Niarso y Ausinia. Ambos muy dispares, mientras que Niarso es prácticamente una pradera durante casi todo el año, salvo durante la estación seca, que no dura más de tres meses. Ausinia es un desierto de arenas finas. Su paisaje se rompe por la elevación de tres macizos montañosos sin aparente continuidad.

Niarso

Las praderas de Niarso son el hogar de los medianos, desde aquí partieron para llegar a todos los confines del continente. Los medianos fueron contagiados por los humanos de su espíritu aventurero y no dudaron ni por un segundo en lanzarse a conocer mundo. Sin embargo, no todos los medianos son tan aventureros, muchos son granjeros y viven de lo que la tierra les da y por supuesto, son unas personas que saben disfrutar la vida.
La pradera de Niarso está salpicada de cientos de pequeños pueblos y aldeas desde el río Veledar hasta el río Ausir. Cada aldea es una pequeña comunidad donde todos sus habitantes se conocen y ayudan para extraer de la tierra sus mejores frutos, y por qué no, también conseguir la mejor caza y los mayores rebaños.

Los medianos siempre han tenido buenas relaciones con los elfos de Basoraí, estos elfos han sido sus mejores clientes, ya que aprecian mucho la calidad de sus cosechas. De hecho, todos sus excedentes terminan en barcos en dirección a Mirastán o Mesira.

Los humanos también llegaron aquí atraídos por los productos agrícolas, aunque los primeros en llegar fueron los mercaderes, no tardaron en llegar agricultores para aprender las técnicas de los medianos. Sin embargo, muchos se quedaron y fundaron la ciudad de Niarso en honor a sus anfitriones. La ciudad de Niarso fue creciendo y se convirtió en el puerto principal de la zona, esto produjo algunas tensiones entre humanos y medianos, hasta que se descubrió el motivo. Los gremios criminales llegados desde Marlidán entraron en Niarso para intentar controlar ese mercado emergente. Cuando fueron descubiertos y desmantelados las cosas volvieron a su cauce.

Habitantes

La mayoría de los habitantes del territorio de Niarso son medianos, aunque son muchos los humanos que viven aquí, la mayoría se concentran en la ciudad de Niarso. La gran parte de la población, ya sean medianos o humanos son agricultores y ganaderos. Salvo en la ciudad donde las tornas cambian, la mayoría son humanos y se centran sobre todo en el comercio y también en la pesca marítima. Los medianos no solo han descubierto los manjares que pueden llegar del mar, también han aprendido rápidamente las técnicas de comercio y disfrutan con el regateo.

Mantenimiento de las leyes

Por norma general los medianos son gente honesta y responsable, pero tienen mucha curiosidad por todo y eso los ha llevado a muchos malentendidos. Por lo que el robo es quizá el delito más grave que existe en la su sociedad, incluso por encima del asesinato. Estos últimos no son nada frecuentes entre ellos por mucho que puedan odiarse dos medianos no suelen llegar a las manos y si lo hacen, rápidamente se convierte en una velada de boxeo con cientos de apuestas por el medio.

Sin embargo, su sociedad tampoco está libre de delitos y aunque entre los medianos eso de tener ejército no se estila, el alcalde de cada pueblo o aldea debe seleccionar a uno de ellos como alguacil y este a su vez elegirá entre los jóvenes a unos cuantos que actuarán como guardias. Sobra decir que es una imposición y que estos puestos no se ocupan de buena gana, por norma general.

Vida diaria

Trabajo en el campo, así se resume la vida cotidiana en cualquier población de medianos. Tienen pasión por cuidar de sus tierras y sus animales, hacer vinos extraños con las frutas que recogen en su temporada y por supuesto comer bien con todo lo que recogen. También son un pueblo práctico y aprovechan todo al máximo. Tanto es así, que son famosos por sus repujados de piel y que sus cueros son muy solicitados en otros lugares más lejanos para fabricar armaduras.

Amenazas

Entre las amenazas más frecuentes pocas hay. Quizá la que más preocupa es que los gremios criminales vuelvan a intentar meterse en la ciudad de Niarso, pero de eso se ocupan los humanos y los velmonienses, así que solo miran a las montañas. En las montañas Hogar de Jolok viven varias tribus de orcos y solían dejar las montañas para asaltar las aldeas y pueblos cercanos, pero desde hace una década no han vuelto a ver a los orcos. Esto ha relajado mucho a los habitantes cercanos a las montañas, pero no dejan de mirarlas, solo por si acaso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.